Que me haga reír: el romance enfermo de nuestros tiempos

–          ¿Y tú qué buscas en un hombre?

–          Yo busco, ante todo, alguien que ME HAGA REÍR.

Tras este diálogo de entrevista de revista femenina podría estar cualquier mujer: De Emma Stone a Raquel Mosquera, pasando por la Infanta Elena. “Que me haga reír” es el nuevo “Un hombre bueno que me respete”. Imagino a madres serias, aleccionando a sus hijitas adolescentes: “Tú lo que te tienes que buscar, nena, es un hombre que te haga reír”.

Este diálogo, aparte de ser una patraña vergonzosa, contiene la falacia que más daño y trastorno ha causado en los hombres de mi generación, junto con la manía de medirse las pollas y pasar el resto de la vida atormentado e inseguro. Veo cada vez más a mi alrededor, y vivo cada vez más en mis carnes reidoras, el ataque de machotes desesperados por causar la carcajada. Claro que sí, claro que reírse es estupendo y maravilloso, y que se segregan endorfinas y bífidus activo, y se fortalecen el pelo y las uñas, pero por Dios y por la Virgen, hay otras cosas en la vida, muchachos. Estas últimas oleadas descontroladas de humoristas feotes triunfadores, de humor absurdo y chavalada nui en general, han convertido al hombre en un catalizador de chistes ajenos que va por ahí repartiendo gracietas a la desesperada. Y, si esto es así entre amigos o en el trabajo, no digamos ya entre el género femenino. En ese ambiente, el hombre se desata. Tanto es así, que creo que, en los últimos años, podría encajar muchas de mis relaciones en el siguiente esquema: Hablar un poco, hablar más, agregarse a facebook, chatear un poco, chatear mucho, quedar, primer beso, primera intimidad sexual, chateo, PRIMER VÍDEO DE HUMORISTA.

Esta joven acaba de recibir su primer vídeo de humorista

Esta joven acaba de recibir su primer vídeo de humorista

A partir de ahí, la cosa se pone jodida. ¿Qué hacer? Puedes estar en el culmen del enamoramiento, buscando entre tus diarios de la infancia la lista de nombres de hijos que escribiste a los ocho años y teniendo fantasías que rozan lo erótico con una presentación formal a tus padres y con tu madre diciéndote en la cocina “qué guapo es, hija, qué guapo”, pero, por mucho que lo ames, si llega el momento vídeo del humorista y después de eso vuestra relación continúa, oirás, por ejemplo, el grito sordo de Ignatius Farray cuando dés el “Sí, quiero”, y darás tú misma gritos sordos al estilo Farray antes de que te pongan la epidural. Porque el momento vídeo del humorista es una espina que no se arranca tan fácilmente.

Ese grito del Averno que oirás cada vez que cumplas tus deberes matrimoniales.

Ese grito del Averno que oirás cada vez que el elegido de tu corazón alcance el clímax ante ti.

Cualquiera podría pensar que soy una vinagres total, pero aseguro que tengo la risa muy fácil, y que me descojono cada día con las chorradas que recibo por parte de amigos, amores y conocidos. En ocasiones incluso imagino con ternura la cara de felicidad suprema que debe de poner un hombre cuando hace reír con un vídeo del Pozí (Descanse en paz) a la muchacha de su corazón, o simplemente, no hay por qué complicarse tanto, a una hembra con la que quiere copular. Lo que pasa es que me parece que esta fiebre del internet está hiriendo al humor de toda la vida, el “me río porque me acabas de contar que tu padre se ha tirado un pedo en el trabajo y ha simulado que era un ruido de la fotocopiadora” o “me río porque me cuentas que te has medio caído en el metro y le has arrimado cebolleta a una vieja”. Este bello humor que nace de la cotidianeidad y que antes permitía que nos construyésemos una idea más o menos acertada de quién era esa persona, está siendo sustituido por “sonrío a medias porque me acabas de enviar un gif que ya he visto cinco veces en Facebook en el que una oficina entera baila el Harlem Shake, y después de eso se me queda así como una agujero en el alma”.

A esta chica le acaban de contar un chiste de Twitter

Esta chica acaba de recibir por tercera vez el mismo vídeo del Harlem Shake

Sí, queridos lectores: Un risómetro al límite es la nueva polla larga, y de pronto nos vemos inmersos en un mercado del ligoteo en el que no conocemos a una persona por anécdotas propias, ni la consideramos graciosa porque realmente lo sea, sino porque nos ha enviado un vídeo de una niña delirando por una anestesia dental , una foto de un perro que mea con las patas de atrás levantadas y otro vídeo de dos playmobils bailando el aserejé. ¿Qué información puede extraer de ahí una pobre chica con el enamoramiento en ciernes? ¿Que el hombre en cuestión quiere tener hijos drogadictos, un perro lisiado y una casa de veraneo en Córdoba? ¿Que es un ser divertido y lleno de gracia de Dios, aunque toda esa gracia provenga de internet? Esto no puede ser. Los hombres viven agobiados: pierden tanta energía sumidos en la angustia de soltarle el chiste estupendo que leyeron en Twitter, lo pasan tan mal queriendo hacer una referencia a Padre de Familia en el momento justo, que, claro, después no se les levanta, porque ya no les queda sangre, que se les ha ido toda al lóbulo cerebral del humor ajeno.

Ella aún no lo sabe, pero él está a punto de mostrarle un vídeo de Rihanna doblada por Constantino Romero

Ella aún no lo sabe, pero él está a punto de mostrarle un vídeo de Rihanna doblada por Constantino Romero

Son, desde luego, tiempos duros para el amor, tiempos en los que piensas que un hombre te ama porque ves que no hace más que escuchar una lista de reproducción tuya en el Spotify, pero después te lo encuentras por la calle y ni te saluda. Tiempos en los que hombres amantísimos hacen el amor a las mujeres con fuego y ternura, para caer inmediatamente en un barranco de humillación postcoital mutua contando una anécdota de South Park. Sí, amigos, yo me he dormido mientras me leían twits de @masaenfurecida. Y lo peor de todo es que me dormía riéndome.

Etiquetado , , , , ,

6 pensamientos en “Que me haga reír: el romance enfermo de nuestros tiempos

  1. Srta. Adelina dice:

    ¡Ay! Yo ahora ando retirada del mundo del ligoteo, pero recuerdo que, hará 5 años, cuando todavía me llamaba la atención algún maromo, andaba yo interesada por un tipo que era muy fino y elegante. Estaba entusiamadita porque el contraste con mi previa pareja, que era un auténtico gañán, hacía que le viese como la respuesta divina a todas mis plegarias. Todo iba sobre ruedas, yo soñaba despierta, habría mi correo electrónico anhelante de noticias de mi pretendiente, intercambiábamos música, nos dábamos las buenas noches suspirando…hasta que recibí el terrible e-mail humorístico: era una especie de collage de estos que se hacen con muchas fotos pequeñitas que con su colorido forman la silueta de una cara conocida. No recuerdo bien a quién representaba aquel collage, el shock que recibí fue de tal intensidad que he borrado de mi memoria algunos detalles, solo recuerdo que todas y cada una de las fotos eran OJOS DEL CULO, algunos bastante dilatados, otros muy rositas, otros negros como boca ‘e lobo. Todavía me hayo en fase de recuperación, no soy capaz de entablar una nueva relación, el miedo a volver a caer al abismo del desencanto se ha apoderado de mi líbido y me la ha secuestrado, Dra. Sopapo ¿qué puedo hacer?

    • Sopapo dice:

      Estimada Señorita Adelina:
      A mí, personalmente, lo de la foto con ojos de culo me parece precioso, y cualquier hombre que me enviase algo tal que así tendría inmediatamente un trozo de mi corazón. El problema reside en si su comunicación con usted estaba basada únicamente en envíos de esta índole. Una buena foto compuesta por ojetes, bien alternada con historias personales, sexo tierno y guarro, y saber estar en silencio, cada uno a su rollo, aunque se esté en la misma habitación, es, en mi opinión, EL SECRETO DEL AMOR.
      Otra cosa es que a usted el humor anal no le llegue al alma, pero eso son cosas que se pueden hablar y que no tienen por qué interferir en el camino hacia el romance.
      Como último consejo, le diré que no deje bajo ningún concepto que una persona afecte a su líbido. La líbido es suya propia, y no tiene por qué pensar en ella como algo a compartir con señores que envían fotos de culos.

      • Mister lala dice:

        Srta Adelina, dice usted culo como si fuera algo malo, cuando todos tenemos uno. Es como molestarse si alguien te manda un collage de fotos de orejas o de dedos gordos del pie, por el simple hecho de que forma parte del sistema excretor ¿Se hubiese molestado igual si el collage fuera de poros de la piel?

        El día que su culo le dé un disgusto en forma de hemorroide se dará cuenta de lo importante que es el culo en su vida. Y sí, los galanes tienen culo, como usted y como yo. Hizo mal en dejar a ese hombre, quizás no de gustos refinados, pero sí de gustos con criterio.

  2. […] es muy grande, a pesar de que mis comentarios malévolos en el post anterior (Que pueden leer aquí), que han ofendido a antiguos amores y demás inevitables klukluxklanes de la libertad de […]

  3. […] Que me haga reír: el romance enfermo de nuestros tiempos […]

  4. Yo dice:

    Vaya… Sí que sos duro con tus declaraciones.
    Claro, que las mujeres queremos que nos hagan reír, no queremos un tipo todo serio y que apenas se ría, tampoco un payaso.

    Que sea simpático, alegre. Para que pasen un buen momento, reír es un remedio para el alma. Es algo que gusta.
    Nosé usted, pero reír y sonreírse es algo muy bonito y es relax.

    ._.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la contraeducación

la educación de la no-educación

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

La Acacia Suspira

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

milodonymadrono.wordpress.com/

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Francisconixon

Porque usted se lo merece

GLÜCK, niños con suerte

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

PlanetaImaginario

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

IAV

Porque usted se lo merece

La abuela bloguera

Porque usted se lo merece

A %d blogueros les gusta esto: