SOLTERA CASADA VIUDA O MONJA

Yo no sé ustedes, pero yo, en mi más tierna infancia, saltaba a la comba con mis amiguitas al son de esta canción.

Oh, mamá
qué seré
de mayor
soltera
casada
viuda
o monja
soltera
casada
viuda
o monja

…y así hasta el enloquecimiento o, con suerte, hasta el tropezón sangrante con posterior costrita negra, costrita para presumir de ser una niña temeraria y peligrosa, la femme fatale de la clase de educación física.
Cualquiera que lea esto podría pensar que me crié en un ambiente de calcetines altos y rancio franquismo. Nada que ver. Esta sonatina diabólica se recitaba en los patios de Canarias allá por los noventa, en un momento en el que la salsa de la orquesta Maquinaria Band y el primer Blanco y Negro Mix aún podían convivir, por lo visto, con los grandes hits de las JONS.

AAAAAAAAAAAA7

El momento álgido del libro es cuando compone el “Oh, mamá, qué seré de mayor” y el tema permanece cuatro semanas en el número 1 de Los 40.

Semiparafraseando a Ella Baila Sola, diré que aún estábamos en un momento en el que “De mayor quiero ser mujer borrego” era un tema que sonaba en las cabezas de la gente sin que nadie se ofendiera excesivamente por ello.
Y ahí nos poníamos, debajo de todo el solazo del patio, desafiando a la lipotimia, a saltar como posesas, forjando nuestro destino.

comba

Nenas forjando su fatal destino

Pero algunas chavalitas de aquel tiempo venían muy a tope. Mi amiga Elena procedía de lo que en aquellos tiempos aún se llamaba UN HOGAR ROTO (ya saben el percal: caras de pena, profesores circunspectos, abuelas que no dan crédito, el amenazante TRAUMA INFANTIL y toda esa mierda), y fue ella la que, en un recreo, propuso sustituir MONJA por DIVORCIADA, decisión que todas aplaudimos y acatamos, porque lo de monja era como una coletilla de la canción que no tenía demasiado sentido. ¿Quién quería ser monja? Nadie. Y si alguna lo hubiese deseado públicamente la hubiésemos lapidado a burlas.

niñis

La niña que quería ser monja, atrapada en la espiral de la burla y la crueldad infantil

*En otro orden de cosas -con asterisco previo- y como guinda del venenoso pastel, contaré que el hogar de Elena fue en declive hacia principios del curso siguiente, y aquel febrero, en la fiesta de carnaval, apareció vestida con un disfraz de MONJA PUTA que había pertenecido a un primo mayor y aún rondaba por casa de su abuela. Imaginen a los profesores recibiendo en clase a una niña de nueve años con un hábito de monja que, al caminar, deja asomar unas medias de red y un liguero rojo. Canarias es calentorra y desinhibida, pero no tanto.

2012-10-07_IMG_2012-09-29_23.40.13__6549307

Mostrando las estadísticas del zorreo en las Islas Afortunadas

A raíz de esto de la canción diabólica, el otro día, en el momento que precede al sueño profundo (ese momento que suele proporcionar ideas brillantes que al día siguiente se tornan caca absurda, ya saben), tuve un fugaz soliloquio mental que me llevaba a la conclusión de que mi mayor aspiración vital, en lo que a estado civil se refiere, era ser DIVORCIADA CON HIJOS. ¿Cómo? ¿Qué?- me dije a mí misma a la mañana siguiente, sin comprender demasiado a qué venía semejante chorrada. Se lo consulté a mi amigo y compañero de piso Víctor, un hombre en el que yo confío a ciegas por el simple hecho de que es ingeniero químico y sabe dividir y multiplicar, cosa que a mí, asustadiza chica de letras puras, me hace verle siempre con un halo alrededor de su cráneo numérico. Él, sin inmutarse, porque ya no se inmuta por nada (no se inmuta por nada porque es CIENTÍFICO, porque SABE CÓMO FUNCIONA EL UNIVERSO), me confesó que de pequeño iba pregonando por ahí que su plan de futuro era ser GRANJERO DIVORCIADO.

2415713667_ef08bc1750_z

El tiempo que ustedes han tardado en echar un vistazo al culo de esta vaca (que probablemente en algún momento sea sodomizado por un granjero divorciado), ese fue el tiempo que tardamos en llegar a una conclusión del porqué de nuestros afanes (el suyo infantil, el mío producto del subconsciente). Tanto en su caso como en el mío, es una aspiración relacionada con el deseo de libertad, y, en mi caso, también hay algo de ese enorme yunque de hierro que pesa mucho y que se llama presión social y familiar. En ese sueño infantil- granjero divorciado-está implícito este otro deseo: Querer ser libre incluso antes de ser atrapado por algo. Desear divorciarse antes de haberse casado, antes incluso de haber dado el primer beso (primer paso infantil de ese divertido musical on ice que son las relaciones de pareja). Desde pequeños se nos transmite de forma sutil que casarse es algo que haremos, sí o sí, y, lo más terrible, que DEBE APETECERNOS entrar en el sagrado templo del matrimonio. Sabíamos ya que era algo por lo que debíamos pasar, así que, si no nos apetecía, ¿por qué no proyectarnos al futuro directamente como adultos ya liberados de ese deber, con esa obligación ya cumplida y desechada?

divro

Divorciada y con hijos. Me he puesto arrugas de expresión para que se me vea vivida y unas buenas pechugas, que con lo de amamantar y tal, ya se sabe. A mis churumbeles les he puesto unas buenas matas de pelo rizado, porque el físico de los hijos está ahí para poner en evidencia los retoques estéticos que se han hecho los padres. Mis hijos pondrán al descubierto que mi pelo no es natural, sino producto de un alisado de keratina cortesía de cupones Let´s Bonus.

En mi afán subconsciente de ser divorciada y con hijos no sólo hay ese componente infantil de haber evadido con gracia algo que no me llama, que me da miedo o que “ya iremos viendo”. La comparación exacta sería la siguiente: Es como cuando un alto ejecutivo nos dice con orgullo, como quitándose la responsablidad sobre su actual estado: “Uy, yo era heavy. Vaya pedos me pillaba. Llevaba el pelo por la cintura”. Ese señor, al decir eso, presenta su certificado de que YA HA CUMPLIDO con la parte de “ser joven y guay” que la sociedad le exige, y puede disfrutar tranquilamente del resto de su día, inclinando la cabecita alopécica sobre su desayuno continental pagado con Cheques Gourmet, o de su gin tonic a 3,45 euros en la cafetería del Congreso.

44542-800-369

A mí también me pasa, Mariano, que el gin tonic me deja la lengua un poco rasposa y con un sabor así como amargo. No te preocupes por nada, que es normal.

Yo, al decir “Ah, tengo dos hijos y estoy divorciada”, ya habría cumplido con ese papel que se supone debo cumplir en la vida, el de mujer casada y reproductora, y podría quedarme tranquilamente, sentada en un prado (con breves vistazos a mis cachorros correteando alrededor, no se crean que sería una mala madre), siendo simplemente lo que soy. Además, dado el carácter supuestamente dramático de mi hipotética situación de divorciada, las tías en las comidas de Navidad serían seres pacíficos, invadidas por ese respeto reverencial que da la desgracia ajena (hogar ROTO, niños TRAUMATIZADOS, mujer DESGRACIADA), y no hostigarían sobre la vida sentimental preguntando sin ningún tipo de decoro. Y yo, mientras tanto, podría hacer lo que me diese la puta gana. Sería, en suma, maravilloso.

Subconsciente mío, sigue dándome esos sopapos, que me harás llegar a un estado superior de autoconciencia.

1: Sopapo del subconsciente

2: Toma de conciencia

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la contraeducación

la educación de la no-educación

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

La Acacia Suspira

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

milodonymadrono.wordpress.com/

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Francisconixon

Porque usted se lo merece

GLÜCK, niños con suerte

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

PlanetaImaginario

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

IAV

Porque usted se lo merece

La abuela bloguera

Porque usted se lo merece

A %d blogueros les gusta esto: