ATAQUE EPILÉPTICO (Trabajadores convulsos en Campo de las Naciones)

Un día me llamaron de una productora para una entrevista de trabajo. Las indicaciones para llegar al sitio me parecieron de locos, pero me arrastré hasta allí con las reservas de energía y el GPS olfativo que da la angustia del desempleado. Cierto es que en todo momento (entre el segundo y el tercer transbordo de metro, en el momento de esperar el autobús más de 20 minutos, en el camino a pie desde donde me dejó el autobús hasta ese edificio de cristal al final de un callejón sin salida bastante pijeras) pensé: Yo aquí no vengo todos los días NI DE COÑA.

Ahora hace dos años que trabajo aquí.

DSC04003

Chorrazos de agua, grandeza, céspedes infinitos… NADA

Campo de las Naciones es una zona pija y triste. La gente queda en bares sin gracia y se miran a sus caras sin gracia, y los chalets y los adosados parecen todos deshabitados. Las señoras corren con aparatitos que te miden las calorías y los señores tienen perros con collares rojigualdos. Cuando empecé a tener que ir allí todos los días, sentí que me marchitaba sin remedio. Yo, acostumbrada al Madrid grasiento y gritón y a la República Bananera de mi juventud, iba cada día camino al trabajo por esa calle tan pulcra sintiéndome sucia y desgreñada, mirándome en los cristales de todos los coches con afán de arreglarme un outfit que al salir de casa me pareció más que decente. ¿Lo ven? Desde que trabajo allí digo palabros como OUTFIT.

tumblr_moa6nza0ln1ql2603o1_500

Sucia, desgreñada y fuera de lugar.

El único signo de vida que parece haber en ese callejón tan Funny Games es un centro ocupacional de personas con enfermedad mental (que son un alivio, porque algunos suelen ir con el pelo bastante cerdo, e incluso lanzan densas flemas en la acera cuando es temporada de flemas, mientras que yo voy un poco más peinada y guardo mis flemas en un pañuelito, como un tesoro, sintiéndome civilizada y digna de trabajar en esa calle tan limpia).
El caso es que poco a poco me he ido haciendo al barrio, e incluso hay mañanas en las que aquello es el Show de Truman en hora punta. Sí, a veces se producen esos momentos diabólicamente alegres en los que el del bar sin gracia de la esquina me saluda, y los de la peluquería me dan los buenos días LLAMÁNDOME POR MI NOMBRE (después de que un día casi saliese corriendo de allí con la capita esa de peluquería ondeando al viento, porque el peluquero me dijo que había trabajado mucho tiempo en la tele, concretamente en el programa CAMBIO RADICAL), y el portero me hace una amable inclinación de cabeza. Entonces sólo falta que yo suba las escaleras con unos graciosos pasos de claqué, sintiendo que It´s a Hard Knock Life for Us, pero no pasa nada porque I Like to be in America, y siendo profundamente feliz al modo en que sólo lo son los personajes de los musicales.

Si usted no posee un ramalazo nostálgico-horteroide o no es marica de los de antes, sepa que la última frase hace referencia a estos dos musicales. Véalos:

215px-West_Side_001                     2

Total, que yo exprimo el barrio hasta donde puedo, porque allí es donde paso mi vida, me guste o no.
Por la zona, aparte de las casas pulcrísimas, hay muchos edificios de oficinas igual de cristalosos, metálicos y absurdos que el mío, y dentro de esas oficinas hay mucha gente que también, en su momento, pensó “Yo aquí no vengo todos los días NI DE COÑA”. Pero ahí estamos todos, sintiéndonos despeinados y sin clase, y dando el callo todos los días, intentando no enterrar la cabeza en el tupper y fenecer por asfixia de puré. Porque sí, hermanos, este mundo oficinero es un mundo de fiambrera estrecha y coditos pegados al cuerpo. En este universo hay que apretar fuerte el culo para que no se te salgan las lombrices de la creatividad y la vitalidad, y, en su lugar, te veas empalado por un proyecto de spots para empresas petrolíferas, o algo así. Pero yo, incluso con los pies acariciados por la marea de petróleo, soy bastante feliz.

oil_rig

Dios bendice las plantas petrolíferas con sus divinos rayos.

A mediodía voy a nadar a un complejo deportivo pijeras del vecindario. Esa piscina es un punto neurálgico de cruising, y es muy divertido hacer largos mientras veo a los maromos dar vueltas, desaparecer en pareja, y volver saciados y satisfechos. Y en las calles, si uno se esfuerza, también se encuentran atisbos de vida: Una vez, en pleno invierno, vi a tres mujeres apiñadas dentro de un monovolumen. Parecían muy atentas a un Ipad que una de las tres sostenía entre sus manos. Al pasar, vi que sus rostros estaban convulsionados por la emoción. ¿Qué estaban viendo, queridos amigos? Nada más y nada menos que Anatomía de Grey, y nada más y nada menos que el capítulo en el que Denny Duquette muere, dejando a Izzie Stevens hundida en la tristeza más desgarradora. ¿Quién no estaba enamorado de Denny? ¿Quién no se dio de cabezazos contra la pared cuando su transplante de corazón no salió bien? Pues yo, señores, tuve la suerte de ver a estas tres mujeres trabajadoras tomándose un descanso del currele para ver, encogidas por la emoción, precisamente ese mismo capítulo.

4020041_640px

Corazón en un puño.

La cosa es así: En este microcosmos oficinero cada uno tiene su túnel secreto de la cárcel excavado con mimo, su forma de no cortarse las venas con la máquina de encuadernar, y yo intento tener los ojos bien abiertos y captar todas la variantes de huida que veo. Pero hace poco descubrí al rey de la huida. Es un hombre de negocios de una oficina cercana al que llevaba tiempo viendo y que me tenía robado el corazón con su loco sistema de evasión. A la hora de comer, el colega suele meterse en su coche, poner tecnazo del malo y mirar al vacío mientras come galletas, una tras otra, chasqui-chasqui. Esta quietud sólo se rompe a veces por un pequeño temblor bailongo que le entra. Después vuelve a su inmovilidad inicial. A veces, no sé muy bien por qué, abre el coche y nos ofrece una jornada de puertas abiertas a todos los que pasamos por allí. No se le ve de subidón. Su aspecto es el del clásico broker al borde de la autolesión. Me da mucha pena.

images

Penica.

El caso es que hace unos meses, empezaron a aparecer cerca de la piscina las siguientes pintadas:

IMG584

Yo sonreí y me dije: He aquí uno que ha estallado, alguien a quien se le ha descomprimido el aneurisma del empleado del mes y se ha lanzado a las calles con un cubo de pintura roja para no matar a su jefe de departamento. Ayer, decidida a registrar ese gran alegato de locura, salí de la piscina y allá que me fui con mi móvil, a sacar una foto del manifiesto explosionista.Yo me sentía en uno de mis cómics preferidos de juventud. No sé si han leído ustedes Ghost World, pero, si no lo han hecho, deben saber que, desde que el mundo es mundo, las chicas que en la adolescencia íbamos de raras buscamos ser listas y ácidas y un poco desgraciadas, como Enid.

4651161664_fa73dc18a2

Las ansias de ser como Enid son inescrutables.

Y Enid, precisamente, encuentra constantemente en su ciudad las pintadas que dan título al libro: GHOST WORLD. Nunca llega a averiguar quién es el autor de las mismas. Sólo al final, ve a alguien a lo lejos terminando de hacerla, pero, cuando llega hasta allí, la persona ha desaparecido. Les escanearía la página para que pudiesen ustedes verlo con sus ojuelos, porque es muy bonita, pero estoy de mudanza, y mis pertenencias están en cajas distribuidas a modo de fortaleza alrededor de mi cama, de modo que cada noche pueda tener una pesadilla claustrofóbica distinta y depertarme para encontrame con que no era un sueño.

IMG-20130610-WA0005

La española cuando se muda
Es que se muda de verdad
Y a ninguna le interesa
mudarse por frivolidad

El caso es que allí estaba yo, cámara de móvil chustero en ristre, disponiéndome a sacar lo mejor de aquella pintada de ATAQUE EPILÉPTICO. De pronto, vi que alguien se había  parado a mi lado. Inmediatamente distinguí al broker deprimido, el del tecno y las galletas, que miraba fijamente la pintada. Terminé de sacar la foto.

– ¿Sabes quién ha hecho esto? -Me preguntó.

– No -le contesté- ¿Y tú?

Me guiñó un ojo y se fue.

IMG586

Etiquetado , , , , ,

3 pensamientos en “ATAQUE EPILÉPTICO (Trabajadores convulsos en Campo de las Naciones)

  1. Basura dice:

    Satanistas por Madrid.

  2. nosoynoruega dice:

    Soy muy fan de tu blog! Me haces reir mucho siempre!

  3. usue dice:

    ¡Qué grande eres…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la contraeducación

la educación de la no-educación

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

La Acacia Suspira

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

milodonymadrono.wordpress.com/

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Francisconixon

Porque usted se lo merece

GLÜCK, niños con suerte

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

PlanetaImaginario

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

IAV

Porque usted se lo merece

La abuela bloguera

Porque usted se lo merece

A %d blogueros les gusta esto: