PICHATÓN. A la felicidad por el orín.

– No te sientes en la taza, nena, que te puedes pillar cualquier cosa.

Y ahí estaba una con ocho años, haciendo malabarismos sobre una taza de váter, bailando por primera vez la danza femenina del asco y la aprensión de esta nuestra tribu ante la mirada atenta de la madre o la abuela.

DSC04288

La era columpio, esos años ingratos en los que una necesita de unos brazos amigos que la suspendan en el aire para echar un pis al aire libre, también debe ser mencionada.

Poco a poco, de niña a mujer,  los músculos se van tensando, las piernas se van entrenando y la precisión aumenta.  Una se convierte en una superheroína del pis fuera del hogar, una meadora profesional extramuros, que perita de un breve vistazo el espacio y el tipo de terreno sobre el que va a miccionar, estableciendo estrategias y posturas en dos segundos. Una deviene una gourmet del tema. De ahí que, en zonas oscuras y apartadas de las fiestas populares (véase parking o callejuela poco transitada), en esos akelarres del pis que se forman, se puedan escuchar conversaciones como la siguiente:

mear

-Tía, me he meado un pie

-Es que tenías que haber puesto uno más adelante y otro más atrás, te lo dije. ¿No ves que la calle está inclinada?

– Pues en fiestas de Villaverde lo hice así también y no me manché.

– Ya, pero es que allí el suelo era más poroso, absorbía al momento. Esto es asfalto, tía. Y hay más inclinación.

Se levantan. Las miro, parapetada en mi pequeño cubículo intercoches, mientras intento yo también hacer lo propio y volver pronto a la diversión de la fiesta popular. Son dos chonis de las buenas. Fascinada quedo. ¿Cómo consigue ese deporte olímpico del pis en calle llevar a estas dos chatis a hablar de cosas como “inclinación del suelo” o “terreno poroso”? Es la picaresca del orinar en lugares ingratos, señores, que aguza el ingenio que es una locura. Pero ya basta de agudezas mentales y pies meados.  Digamos STOP a caminar hasta el infinito para encontrar un aseo decente mientras a nuestro alrededor, muchachos libres se la sacan y descargan la cerveza en cualquier baño mugriento. Digamos NO MORE a complicados equilibrismos para evitar mearnos los pies.

Pisseuse (es decir, meona) de la ilustradora Océane Moussé. Más pisseuses en http://oceanemousse.blogspot.com.es/search/label/pisseuses

Pisseuse (es decir, meona) de la ilustradora Océane Moussé. Más pisseuses en http://oceanemousse.blogspot.com.es/search/label/pisseuses

El momento exacto en el que decidí decir BASTA YA fue el siguiente:

Fiestas de mi barrio, hace dos semanas. Me voy al quinto cojón buscando una cabina de baño libre. Por el camino conozco a dos chicas que me aseguran que las colas para esos inmundos cuchitriles son interminables vayas donde vayas, pero que la calle de al lado está casi vacía. Allá que me encamino. Sé que está mal, sé que la calle se ensucia y que luego apesta cosa mala, pero ¿qué hacer si no? ¿Qué me proponen? ¿Colocarme un coqueto pañal antes de salir, como toque final, justo después del gloss y la máscara de pestañas?

Y ahora, chicas, sólo os queda poneros el pañal y a pasarlo bien.

Y ahora, chicas, sólo os queda poneros el pañal y a pasarlo bien.

Así pues, consigo mi sitio, logro no ser vista y me pongo al tema. Y, justo en ese momento, empieza, allá a lo lejos, en el tumulto fiestero, a sonar el Sararináin de Whigfield. Rechino los dientes, lanzo un grito de silencioso dolor. ¿Por qué, joder, por qué tengo que perderme ese temón, esa emoción grupal, si en el único momento en el que me siento en comunión con la sociedad, parte de algo, es precisamente bailando el Sararináin con mis semejantes? Esta puta condición del mear sentada me ha roto el momento.

whigfield02

Momentazo.

Así pues, cegada por la indignación y privada de mi baile de masas de Whigfield, me lancé a los internetes a  buscar la solución, que apareció en  forma de múltiples nombres: Go Girl, Shewee…. Todos ellos prácticos aparatejos para lograr el objetivo: véase no perderte los temazos que más te gustan, véase aventurarte en la Selva Amazónica. ¿Y eso cómo? Así:

conomagico

 Así pues, guiada por un modelo de cartón del que me proveyó mi amiga Violeta Basura, me dispuse a construir varios ejemplares desechables de cartulina para probar y regalar, intentando así hacer más fácil la vida de las féminas de mi entorno.

  IMG_3938IMG_3935  IMG_3942 IMG_3944 IMG_3947 IMG_3948 IMG_3949 IMG_3953   IMG_3954

Y así nació el PICHATÓN, la PICHA de CARTÓN.

IMG_3958

Helo aquí

El problema es el siguiente: cuando una prueba el PICHATÓN, y se siente libre y plena, lista para cualquier macrofiesta o peligrosa cruzada contra váteres inmundos, la mente, retorcida como es, da un paso más. Una ya no está satisfecha con el PICHATÓN  de toda la vida, con sus medidas estándar, una quiere el SUPERPICHATÓN, un artilugio de refinada ingeniería que la permita mear aún más lejos. Al verme embargada por esta delirante ambición, comprendí de pronto el eterno afán masculino por la picha grande, sentí en mis propias carnes ese cruel dolor que es el querer tenerla GIGANTE. Porque ya no tenía suficiente. Maravillada ante la magia del poder hacer pis de esa forma tan ajena, quería hacer grandes cosas, macroestructuras,  como si se tratase de una obra de ingeniería que buscase revolucionar el mundo del regadío. Si el PICHATÓN era capaz de alejar el pis de mí unos cuantos centímetros, ¿por qué no lanzarse a mayores hazañas? ¿Por qué no, poniéndonos chulapos, conseguir alcanzar la longitud del Río Manzanares y mear al otro lado? Esta proeza aunaba tres de mis grandes pulsiones vitales: marcar territorio, las hazañas absurdas y hacer pis cuando tengo muchas ganas.

Por ahora he decidido mantener a raya estos delirios de la ingeniería mingitoria y limitarme a un modelo sencillo de PICHATÓN.

Así pues, pongo voz de locutora hiperactiva y con alegría les anuncio:

Se acabó el hacer aparatosas sentadillas en equilibrio sobre inmundos retretes.

Se acabó el mearse los pies

Llega el PICHATÓN, la picha de cartón

IMG_3982

Prueba gráfica de la calidad y eficiencia del prototipo de PICHATÓN. Vean qué chorrazo suelta la graciosa gárgola.

Los PICHATONES son desechables, y se puede transportar un buen fajo de ellos cómodamente plegado en el bolso.

Si alguien desea tener en su haber el patrón del Pichatón, con sus gargolitas incluidas, que me escriba a sopapoblog@gmail.com y lo recibirá con la mayor premura posible. Sólo tendrá que recortarlo y pegarlo.

¡QUE NO PARE LA FIESTA!

 images

Etiquetado , , , , , , , ,

5 pensamientos en “PICHATÓN. A la felicidad por el orín.

  1. […] otro día, en este post, tuve el placer de presentarles el PICHATÓN, el artilugio que nos salvará a las muchachas de las […]

  2. good it is normally a marketing person with Take up Viewpoint Apk will permit to observe Films on Kodi instrument.great.

  3. good “SHOWBOX” is certainly an brilliant request that you can see out your selected videos and displays on the head out.great.

  4. good Cannot imagine what I have just said above? Given below are the steps that you can follow to get Google Play Store on any device you want. nice.

  5. good Your device will let you know when the setup is done. Whatever you have to do once that’s achieved is not close Andy. It may open and enjoy hours of mp3 and videos nice.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la contraeducación

la educación de la no-educación

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

La Acacia Suspira

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

milodonymadrono.wordpress.com/

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Francisconixon

Porque usted se lo merece

GLÜCK, niños con suerte

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

PlanetaImaginario

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

IAV

Porque usted se lo merece

La abuela bloguera

Porque usted se lo merece

A %d blogueros les gusta esto: