ELIPSIS, TÚ QUE ELIMINAS LA ENJUNDIA DE LAS COSAS Y QUE AMENAZAS CON DESTRUIR NUESTRA VIDA

Amiguitos, se acercan fechas de paz y de amor, donde debemos aspirar a sentir nuestras almas bien uniditas, como bailando sudorosas un Sararináin completo -vuelta y vuelta y ahora haz el rolling ese con los brazos y venga y dale- en un pub de pueblo. Por eso quiero hablar de temas que nos atañen a todos en estos días. Y el tema de hoy es la ELIPSIS, esa cosa que elimina la enjundia de todo, que nos quita a veces lo banal pero muchas veces también lo necesario, y que, fíjense muy bien a partir de ahora, PUEDE LLEGAR A PRODUCIRNOS VERDADEROS TRASTORNOS MENTALES.

Elipsis, elipsis, elipsis...

Elipsis, elipsis, elipsis…

 

Empiezo por el principio:

 Cuando era muy pequeña, algo así como seis palmos y medio (más ese centímetro de más que tienen los niños que creen en los Reyes Magos, porque no sé si sabéis que cuando dejan de creer en esos señores, los niños encogen un centímetro del puro disgusto transformador que les entra) soñé que dibujaba un gato. Antes de eso, no sabía dibujar un gato, pero esa mañana me desperté tras el sueño, cogí un boli y dibujé un minino pocho y tembloroso, pero un minino. Recuerdo el momento de shock y fascinación al sentir que el sueño me había enseñado a hacer algo, que yo misma había proyectado en mi cabeza una peliculita didáctica que me mostraba cómo se hacían las patas, el cuerpo, la cabeza, de un felino pocho.

El minino está pocho

El minino está pocho

 

¿Qué pasó después de eso? Mi vida continuó y EMPECÉ A VER PELÍCULAS Y LA TELE. ¿Qué tiene eso que ver? MUCHO. Y es que, amigos, llegó a mi vida la ELIPSIS.

 Ya sé que sois todos muy agudos y sabéis lo que es una elipsis, pero me veo en la obligación de explicarla, que no quiero que se produzca ese terrible fenómeno en el que, como en los conciertos de grupos angloparlantes, la gente se descojona de lo que dice el cantante entre tema y tema sin entender una puta mierda, y la peña sincera se queda cortada, se queda mal porque no entienden un cojón, y vuelve a su casa y llora de inseguridad, y al día siguiente se apunta al método Vaughan, pero enseguida lo abandona, porque el inglés de mayor ya no entra.

1337280591_0

Este señor da de comer a sus hijos gracias a la gente que va a los conciertos y escucha a los demás reírse sin entender una mierda.

 

La ELIPSIS, en lo que al audiovisual se refiere, es cuando en una película se suprime una porción de tiempo innecesario para la narración de la historia.

 Ejemplaco:

En la primera escena de la película vemos una casita de muñecas que se ha prendido fuego, ante el horror y el susto de un grupo de niñas. Una nena de bonitos bucles, más intrépida que las demás, hace pis sobre la casita, apagando el fuego. Corte. Siguiente escena: Suena una sirena de parque de bomberos. Una joven de melena rizada despierta en su litera y, calzándose el traje bomberil a toda prisa, baja deslizándose por la barra esa que tienen. Ya está. ¿Lo hemos visto todo? No. No hemos visto cómo la niña crecía, discutía con sus padres porque quería ser bombera, su padre sospechaba que su hija era bollera y blablablá. ¿Pero hemos entendido de qué va la peli? Sí. Muy bien. Pues ese efecto de comerse una parte de la historia, sin que ello afecte a la comprensión de la narración, es nuestra querida-odiada elipsis.

Ilustremos el ejemplo sin escatimar en espíritu navideño

Ilustremos el ejemplo sin escatimar en espíritu navideño

 

Y yo querría saber, queridos amigos, si a ustedes la elipsis les afecta de la misma forma que a mí. Porque a mí me ha trastornado la vida. Me he tragado tantas y tantas elipsis, que la mente se me ha quedado tocada. Cuando era pequeña y mi cerebelo no había sido invadido por el lenguaje audiovisual, dibujaba un gato en un sueño y al día siguiente me levantaba y ¡TACHÁN! de pronto HABÍA APRENDIDO a dibujar un gato. Ahora no hay quien aprenda nada.

La versión 2.0 del sueño del gato sería la siguiente: Cojo un boli, me lo llevo a la boca, pensativa. Corte. Siguiente plano del sueño: Ya estoy colgando el cuadro enmarcado del gato. ¿Me comprenden? Los sueños están llenos de elipsis absurdas, que me llevan de momento cumbre en momento cumbre, sin pasar por LO DE EN MEDIO. Ya no son esos sueños artesanos, pausados, aburridos y ÚTILES de la infancia, sino teasers trepidantes. Y, por si fuera poco, he adoptado las clásico-absurdas elipsis hollywoodienses, y eso es lo que me tiene jodida de verdad. Porque, amiguitos, así no hay manera de echar un polvo en un sueño, que es algo que la mente necesita de vez en cuando.

tumblr_my32szZRvW1qaxqhho1_500

Ejemplo:

Estoy soñando. En un momento dado, empiezo a liarme con alguien, la cosa sube un poco de tono… Corte. Siguiente plano del sueño: Mi amante del sueño y yo yacemos exhaustos y felices. A veces ni eso. Directamente recorremos la calle en estado de embriaguez post-revolcón, sonriéndonos ruborizados. Migajas sexuales, romance barato. YO NO QUERÍA ESO.

¡Rápido, rápido, que fundimos a negro, chato!

¡Rápido, rápido, que fundimos a negro, chato!

Tras estos sueños, una despierta frustrada e insatisfecha, y se va a trabajar sin su ración de casquete onírico. La noche siguiente que se me presenta un sueño sucio, intento controlarlo, prometiéndome que esta vez no se me va escapar. Pero la mente edita a su rollo, sin preguntarme a mí, que soy la puta directora de esta bazofia de sueño, y me vuelve a hacer elipsis una y otra vez. Al final del sueño, agotada, pero ya un poco más dueña del montaje de la pieza, pasa lo que pasa. ¿Y qué es lo que pasa? Que, en los últimos coletazos del sueño, la mente está cansada, ya no rige, y saca al ruedo a los secundarios del subconsciente, y el cuerpo dormido está tan ansioso de que POR FIN SUCEDA ALGO GUARRO DE VERDAD que pasan cosas como que ME ACABO TIRANDO EN SUEÑOS A LA SEÑORA QUE VIENE A LIMPIAR POR LAS MAÑANAS A MI OFICINA. Y, ahora sí, nada de elipsis, por más que lo intente: Rollo cañero y sucio con una señora muy amable de unos cincuenta años que pasa el plumero por tu mesa por la mañana y te da los buenos días. Te levantas por la mañana y te tienes que tomar un lexatín y después ir al ambulatorio a pedir la baja.

Pobre Hilda, si tú supieras...

Pobre Hilda, si tú supieras…

 

 El otro día lo hablaba con un amigo, también licenciado en esa ensaladilla rusa de conocimientos bien rociada con mayonesa en mal estado que es la carrera de Comunicación Audiovisual. Una ensaladilla de la que muchos comimos y por la cual todavía nos estamos yendo por la patilla abajo. Salmonelosis forever. Él me dijo que le parecía inevitable que los sueños nocturnos de toda la gente, que al fin y al cabo no son más que peliculitas que nos hacemos cada noche en la cabeza, estén absolutamente condicionados por la supercantidad de material audiovisual que vemos. Si en nuestros sueños no fabricáramos distintos tipos de plano, cámaras lentas, elipsis, secuencias de montaje con música… significaría que, al final, mucha tele y mucha hostia, pero no hemos aprendido nada. “Ya que la caja de trovadores (así llamaban a la tele, mientras la miraban fascinados, dos hombres medievales que viajaban al futuro en una peli que me encantaba de pequeña) nos ha requetesorbido el seso, por lo menos que nos sirva de algo y tengamos sueños cinematográficos, con un buen montaje, ¿no?”, decía mi amigo. Y yo respondo que sí, que está bien que el lenguaje audiovisual cale bien en nuestros cerebros ratoniles, pero, ¿a qué precio? Y es aquí donde entra la parte NAVIDEÑA del asunto:

Como les cuento, la cabeza soñante hace elipsis hasta un determinado punto de la noche. De esta manera, una vez tras otra, las relaciones sexuales oníricas no se viven plenamente, sino al modo cinematográfico americano (besos apasionados-CORTE-escena post sexo con cigarrillo que humea). Cuando el cuerpo soñante ya ha vivido un par de estas experiencias frustrantes, no aguanta más y se entrega a LA PRIMERA PERSONA que el subconsciente le brinda. Y ahí, con el cuerpo ansioso, es cuando en muchas ocasiones se consigue eliminar la elipsis y consumar el acto a la manera cinematográfica más española, es decir, SIN CORTES, con bien de carnaza, sudor y baba. El problema es que consumar el acto con LA PRIMERA PERSONA QUE PASABA POR EL SUEÑO puede ser algo con consecuencias terribles. Yo he venido aquí a humillarme, pero me da tanta vergüenza explicarlo que lo pondré en boca de una prima de una amiga mía:

 

imagesp

“Joder, otra vez he hecho elipsis hasta que estaba como una perra en celo y al final me he tirado en sueños a un PARIENTE CERCANO. ¿Con qué cara le voy a mirar en la cena de Nochebuena?”

 

Así pues, amigos, les ruego que a si ustedes tienen este mismo problema, montemos un grupo anónimo de terapia exprés justo antes de estas fiestas tan familiares. De esta manera, podremos sonreír, charlotear, cantar villancicos y ser amables con nuestros allegados. Sin angustias, sin ansiedades, con un espíritu navideño kilométrico y libre de culpa freudiana.

Nonononononono

Así

Por lo pronto, he decidido que, si voy a quedar traumatizada de por vida, prefiero no soñar nada. Se acabaron las películas. El otro día, por primera vez, lo conseguí. No hubo peli, no hubo planos, no hubo elipsis, no hubo nada. Estaba tan cansada que mi sueño fue una imagen fija. Unos rotuladores de colores. Puestos en fila. Nada más. Me levanté de puta madre.

Feliz Navidad

Feliz Navidad

 

 

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , ,

5 pensamientos en “ELIPSIS, TÚ QUE ELIMINAS LA ENJUNDIA DE LAS COSAS Y QUE AMENAZAS CON DESTRUIR NUESTRA VIDA

  1. orgulloypundonor dice:

    tienes que ver más porno, para compensar.

  2. Guille dice:

    Una vez más, gracias por las risas Dra. Sopapo. Y por la mejor descripción de nuestra querida licenciatura que he visto en mi vida 😀

  3. Hola 🙂 me he partido de risa, con el artículo y las fotos..tienes una manera de contar las cosas muy simpática..y , en este mundo cruel…, como no agradecer a quien nos saca la risa?? Gracias, gracias, y felicidades por tu talento 🙂 Lo del puesto de perritos calientes tb era muy bueno…te leo más otro día 😉

  4. Tengoalardes dice:

    te he puesto voz cuando te leía. Te he estado imaginando como muy matona pero con gracia. Me gusta 🙂

  5. Viewing streaming windows, on their particular android, iOS apparatus is trending.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la contraeducación

la educación de la no-educación

SINSUEÑO

todavía recuerdo cuando podía dormir

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

La Acacia Suspira

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

milodonymadrono.wordpress.com/

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Francisconixon

Porque usted se lo merece

GLÜCK, niños con suerte

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

PlanetaImaginario

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

IAV

Porque usted se lo merece

La abuela bloguera

Porque usted se lo merece

A %d blogueros les gusta esto: