PUES GENIAL, MUY ESTRESADO

El otro día mi corazón de basurera latió alborozado. Tuve la gran fortuna de encontrarme entre la inmundicia vecinal un cartel maravilloso.

10268717_10202832923557356_5735937211332172926_n

Realmente la fortuna no fue el cartel en sí, que es fabuloso y que me permitirá darle a mi terraza un toque de bistró chabacano, sino el hecho de que pesara tanto y no pudiese llevarlo yo sola a casa. Esto me permitió conocer a Carlos. ENTRA MÚSICA DE VIOLINES.

 

Carlos tiene 70 años. SALE MÚSICA DE VIOLINES Y SUENA MELODÍA DE GAME OVER. Si creen que van a escuchar una bella historia de jóvena y anciano dando sentido el uno a la vida del otro al más puro estilo Tomates Verdes Fritos, van apañados. Si son de mente sucia y tiran más por una fantasía gerontofílica así un poco más rollo Sundance, también van apañados.

HaroldyMaude

No es esto lo que voy a ofrecerles.

Carlos lleva mallas de lycra y deportivas, está muy moreno y piensa que no cuesta nada ser amable y ayudar a una chica (aún me gusta referirme a mí misma como “una chica”, pero les ruego que me paren cuando lo crean oportuno) que arrastra por la calle un cartel absurdísimo. Hablamos de muchas cosas camino a mi casa, pero lo esencial, que me gustaría entresacar y mostrar aquí de forma resumida, fue esto:

-¿Qué deporte haces? ¿Corres?-le pregunté.
– De todo- respondió él- Voy al gimnasio, por las tardes corro con un grupo de runners. Antes patinaba, pero me hice daño en una rodilla y no pude seguir.

Yo, un poco por educación y otro poco por mostrarme dicharachera, le dije:

-Ay, qué bien, ¿no? Cuántas cosas.

Carlos me miró un poco sombrío.

Carlos es más viejo y está mucho más moreno de tanto correr con sus amigos runners.

-En realidad, ojalá pudiera ser feliz sólo viendo a mis nietos y quedándome dormido delante de la tele.

Juro que no había coquetería ni falsa modestia en sus palabras . Lo decía de verdad. Su mirada era en cierto modo la mirada de un adicto agotado.

Miré a Carlos, con sus mallas-peto de lycra y divisé un futuro distópico madrileño terrible, con ancianos y ancianas yendo los unos a las presentaciones de las chorradas de los otros, acudiendo a fiestas de temas inconcretos, a reuniones de grupos de consumo en las que no se llega a ninguna conclusión, a inauguraciones de bares, a clases de swing, pilates, esgrima, encuadernación artesanal, serigrafía, cocina molecular… Una cohorte (cómo me gusta usar palabras que jamás me atreveré a pronunciar a viva voz; ustedes párenme sin pudor cuando se cansen de mis estupideces) de peña madura con un único mantra vital:

No parar JAMÁS

Odio cuando el padre de alguien se jubila y le preguntas que qué tal (en mi imaginación, veo a ese señor tirado en el suelo mirando al techo y sonriendo, nada más) y ese hijo te dice:

Pues muy bien, MUY ACTIVO.

¿Perdona? ¿Qué mierda es esa de MUY ACTIVO? Espero que me esté hablando de sodomía, y no de hacer una carrera por la UNED.

De verdad, amigos, ¿nunca, NUNCA vamos a poder parar? ¿Estará mal visto el anciano que se siente en el parque con la mirada perdida? Porque, básicamente, ese era el plan de vida que tenía pensado para mí.

En veinte años seremos cincuentones-sesentones reventados, acudiendo cada fin de semana a Urgencias a tratarnos de modo rápido y eficaz las anginas de pecho y las crisis de ansiedad que alimentamos durante la semana. El domingo, con los daños mayores ya paliados, volveremos a publicar en redes sociales nuestras fotos de derrotados llenos de orgullo por estar trabajando en festivo, y seguiremos encontrándonos por las calles de madrugada, emocionados por, hoy también, habernos quedado trabajando hasta las tres de la mañana y estar camino de una clase de yoga kundalini.

Con respecto al TEMA CURSOS, las preguntas que retumban en mi mente tras esta enumeración son:

¿Seguiremos necesitando en la edad madura esos talleres que ahora frecuentamos o realmente llegaremos a buen puerto con alguno?

¿No se supone que, con tanto workshop y tanta mierda, en algún momento deberíamos llegar a ser expertos en algo, a alcanzar una sapiencia suprema, sin necesidad de seguir adquiriendo conocimientos dispersos?

Al que me diga que seguir aprendiendo cosas nuevas es maravilloso y que hacer deporte es bueno para la salud, le doy una puta hostia que le dejo la cabeza colgando de una vena.

Meditémoslo: ¿No sería mejor vivir libres de aspiraciones artístico-deportivas, paseándonos por la vida sin ningún tipo de afán de superación? Hagan el esfuerzo e imaginen la sensación durante unos segundos. ¿Lo sienten? Es como volar.

Para que nos entendamos mejor, a mí lo que me duele de la vida es esto:

Te encuentras con un conocido por la calle y le preguntas qué tal. Y va el chaval y te contesta:

la foto(8)

Yo, en general, pongo mi mejor sonrisa de loca y contesto: “Oh, qué bien, qué maravilla, me alegro por ti”. Pero por dentro, el raquítico y consumido demonio de la sinceridad, sentado en su despachito medio derruido, grita:

la foto(9)

El demonio de la sinceridad pasa largas horas haciendo sudokus.

Pero exploremos más. Las calles de la ciudad son un hervidero de terroríficas respuestas a un inocente “¿qué tal?”:

la foto(10)

la foto(11)

la foto(12)

¿Cuántos de ustedes han respondido o han sido respondidos de esta manera, amigos? Ya son palabras que nos salen solitas de la boca, como una pota descontrolada a propulsión después de haber tomado compota y gin tonic. Nos hemos autoinculcado la estúpida creencia de que llenando nuestra vida con el agotador chachachá de la actividad constante estaremos más cerca de nosotros mismos y de la vida, pero lo cierto es que ese ritmo diabólico es el greatest hit de Satanás y nos aleja de nosotros mismos. Esto de alejarse de uno mismo a veces es de agradecer, que hacer de Supernanny del ello, el yo y el superyó es en ocasiones insostenible, y es de agradecer que una actividad externa venga a distraernos. Pero dejemos de engañarnos, amigos: el encuentro con uno mismo no está ni en clase de francés ni en el taller de aeroyoga. El uno mismo de cada uno está ahí agazapado, esperando en casa, en pijama, lloroso y asustado, temblando bajo una manta y preparado para gritar en el momento en el que nos quedemos quietos y con la mente en blanco.

 

No sé ustedes, pero yo echo mucho de menos aquellos tiempos de los que nos han hablado y que no hemos vivido en los que el espíritu humano era un pequeño vaso de chupito que se rellenaba con un catre donde dormir, unas sopas de pan y un poco de sol sentado en un banco a la entrada del pueblo.

la foto(14)

El chupito.

¿Por qué abandonamos ese chupito, sencillo y campechano como sólo Don Juan Carlos de Borbón puede serlo? ¿En qué mente maquiavélica nació la idea de que todos poseíamos un alma de artistas que necesitábamos sacar a flote para liberarnos de las miserables cadenas de una vida sencilla con sopa de ajo, catre tibio y sol? ¿Qué malvado diablo nos inoculó en el bulbo raquídeo que debíamos sentirnos realizados artísticamente, y que eso iba a solucionarse con dos horas semanales de alfarería después del trabajo? Son preguntas que se suceden en mi mente sin cesar mientras intento memorizar la coreografía de clase de swing y terminar un cuento para un concurso.

“Y entonces despertó. Todo había sido un sueño…”

Desde lo más profundo de mi corazón, amigos, yo les digo mi parecer: El amor romántico se creó para entretenernos un poco en la vida, Papá Noel va de rojo por la Coca Cola, y el ocio programado lo inventó un día en su despacho un magnate de las ideas para vender calentadores, toallas pequeñas de secar el sudor, bikrams para el yoga y lienzos para pintar paisajes espantosos.

George Bush llenando su vacío existencial y huyendo del encuentro con su alma a través de un HOBBIE.

George Bush llenando su vacío existencial y huyendo del encuentro con su alma a través de un HOBBY.

Pero hubo un tiempo en el todo era distinto. Hubo una época dorada, que algunos tuvimos la suerte de vivir, en el que el veneno de la clase extraescolar era un refresco exclusivamente reservado a los niños (los adultos llevaban vidas de adultos, los adultos no querían aprender ballet, ni sacarse el First, ni saber respirar con el suelo pélvico). Eran tiempos hermosos. Ser adulto era maravilloso porque no tenías que ir al colegio, podías acostarte tarde y fumar. Ahora ser adulto es un infierno, porque tienes que seguir aprendiendo mierda, y mantener tu cuerpo y tu mente como una dinamo hiperactiva que echa humo. Y, por si fuera poco, también tienes que acostarte tarde y fumar.

Antes sólo había algunos adultos cogidos con pinzas, seres generalmente atormentados y asociales, que tenían una cosa llamada HOBBIES. Esta palabra, prima cercana de otros palabros monstruosos como yuppie o jogging, nos retrotrae a un adulto con problemas para existir. En la bruma de mi recuerdo toman una especial importancia los radioaficionados, que se construían su aparatito y establecían su universo paralelo. A mí los radioaficionados siempre me dieron miedo. Eran tíos lejanos, padres de amigas mías, presencias parduzcas y amorfas en el fondo de un cuartucho en el jardín. ¿Con quién hablaban? Mis amigas no lo sabían muy bien. Con otra gente que también se había construido su radio casera y transmitía las mismas inquietudes de cuerpo amorfo y grisáceo desde la oscuridad de un cuartucho similar. No me digan que la idea no es absolutamente escalofriante y asombrosamente parecida a nuestro facebook de ahora.

la foto(15)

Del salón en el ángulo oscuro, por su esposa e hijos tal vez olvidado, silencioso y cubierto de polvo, veíase el radioaficionado

Pero, volviendo al tema, el caso es que, salvo los radioaficionados, los coleccionistas de cosas (también una especie supurante de angustias perdida en un mar de sellos, minerales y barcos en botellas) y algún chalado que salía a correr, el terreno de las aficiones era una Isla de Nunca Jamás poblada por niños salvajes con los que sus padres no sabían qué hacer por las tardes.

-¡Rápido, Wendy, llegamos tarde a clase de gimnasia rítmica y tú aún no te has puesto las mallas!

-¡Aprisa, Wendy, llegamos tarde a clase de Gimnasia Rítmica y tú aún no te has puesto las mallas y llevas el vestido de Bailes Regionales!

Ahora la balsa del veneno extraescolar y la pluriactividad se ha desbordado, asolando vidas enteras y acabando con aquellos que las habitaban.

la foto(13)

Publicidad encontrada esta semana en el buzón: Esta pareja, que vive en una nueva zona residencial producto del Blandiblup inmobiliario, se entrega con una gran sonrisa a una actividad desenfrenada que actúa como biombo ocultador de una vida llena de infelicidad y odio mutuo.

¿Han probado a tumbarse en el suelo, mirar al techo y no hacer NADA? Si son capaces de aguantar más de medio minuto antes de levantarse e irse de cañas con no sé quién (otro mal que podría englobarse dentro de las actividades compulsivas), entenderán que ESO es el ocio, y no una patraña por la que hay que pagar 75 euros al mes con derecho a todas las actividades. Lo dice una que intentó ser la más elástica de la clase de pilates y casi se desgarra un ligamento, es decir, que yo estoy hundida hasta el cuello en esta mierda. No estoy reprendiendo a nadie. Lo que busco es que vayamos todos de la mano a algún centro de rehabilitación. Lo más triste es que seguramente los amables psiquiatras de la casa de reposo en las montañas, sin entender muy bien que nuestra psicosis se deriva de un nuevo mal social aún inexistente en los Vademecums del loquerío, nos incitarían a “desconectar, hacer algo distinto, buscarse un HOBBY”.

1045176_10200935619125931_1327045674_n

PORNOORTOGRAFÍA EN LIBROS MUTANTES

Queridos todos: Este fin de semana estaré vendiendo pornoortografía en Libros Mutantes con la revista Input.

opencall14-600x848

Quien aún no tenga su sucio manual, que venga y lo pille. Para la ocasión, me he currado una edición especial Libros Mutantes que viene con un consejo ortográfico en forma de postal que ustedes podrán enviar a su amigo más ortográficamente incorrecto.

la foto(4)

 

Etiquetado , , ,

“TUS FALTAS DE ORTOGRAFÍA HACEN LLORAR AL NIÑO DIOS” ya se puede comprar online

Queridos amigos y desconocidos potenciales compradores:

Gráficas Torete ha abierto el chiringuito.

Captura de pantalla 2014-04-11 a la(s) 12.08.16Por 5 euros más gastos de envío usted puede tener su manual pornoortográfico de confianza al lado del retrete. Sólo tiene que entrar aquí: 

http://graficastorete.tictail.com

CALENDARIO MALDITO: SEGUNDA ENTREGA

El joven proletario se levanta con esfuerzo. Hace días que le duelen los riñones de colocar cajas de zapatos en los estantes más altos de la tienda bajo la atenta mirada del patrón. La propuesta que le hicieron anoche al cierre le martillea las sienes. No es mucho dinero el que se le ofrece, pero quizás con él podría comprar un poco de mantequilla. Mientras bebe su malta aguada y su rebanada de pan negro se tuesta en la lumbre, arranca la hoja del calendario. Hoy cumple 17 años.

Imagen

Esa misma noche, en la trastienda, el joven proletario se arma de valor. A cuatro patas, abre la boca, saca la lengua, lame el mocasín manchado de mierda. El látigo restalla contra su tierno culo. La mujer del patrón suspira de placer.

Etiquetado , , , , ,

CALENDARIO MALDITO: PRIMERA ENTREGA

La joven zoófila se levanta. Mira por la ventana el club hípico de la colina. Lo intuía desde niña, cuando los colmillos inferiores salientes de Chupi le aceleraban el corazón. Chupi era el pekinés de su tía. Cuando a los quince años, al leer por primera vez la expresión “sex appeal” en un Cosmopolitan , cerró los ojos con fuerza y su mente le regaló la imagen de los piños de Lolo, lo supo definitivamente.

Se prepara un café y arranca la hoja del calendario del día de ayer. El calendario se lo regaló la notaría en la que trabaja. Hoy empieza mayo. Lee el mensaje de comienzo de mes con atención. Se ruboriza con el calor de quien jamás se ha atrevido a dar el paso definitivo. Se ruboriza con la intensidad de una treintañera que jamás se ha desnudado ante nadie. Se ruboriza con el color granate de quien siente que se le está dando vía libre para cumplir sus sueños.

10247247_10202714560158345_7473380183913675781_n

Aquella noche la encontraron muerta, empalada por el caballo castaño más joven del club hípico.

Etiquetado , , , ,

TÚ BUSCAS MIERDA Y YO TE LA DOY (CUARTA ENTREGA)

Queridísimos amigos:

Ha pasado un tiempo largo desde la última vez que nos vimos los rostros por aquí. Han sucedido muchos cambios en esta vida canina y he tenido el placer de disfrutar de un largo viaje en el que exploré mundos exóticos que aportaron aún más basura de la buena a mi cerebelo.

IMG_2266

Elementos exóticos que han dejado una huella imborrable en mi alma.

En este tiempo de asueto y disparate había dejado de lado la bella costumbre de revisar las búsquedas del blog. Había olvidado esa sección sagrada llamada “Tú buscas mierda y yo te la doy” (Aquí, aquí y aquí pueden disfrutar de ejemplos de esta sección), en la que seleccionaba las mejores búsquedas que quedaban registradas en mi blog y las ilustraba con un breve texto explicativo. Debo reconocer, además, que es la sección que más satisfacciones me produce. ¿Por qué? Porque soy, igual que ustedes, una vaga de tres pares de cojones, y no hay nada más celestial en la vida que a uno le den las gracias hechas. Además, jamás sería capaz de crear algo a la altura de algunas de las búsquedas. Por ejemplo, ¿podría mi mente inventar algo tan chispeante y demente como “socorro soofilia me rompio el culo mi pony”? Rotundamente no.

2110588539_f9265b81ea

 

Es este un fenómeno que no deja a ningún bloguero indemne. El otro día, Arti Montoya, la autora del fantástico blog Diarios de una Mamarracha, se levantó, se preparó un café, abrió su blog y, en el apartado de búsquedas, vio que alguien había llegado allí buscando “videos 3x de travestis que se las cojan el asesino dentro”. Acto seguido, abandonó cualquier propósito de tener buen día y volvió a meterse en la cama temblando ante la oscuridad del mundo que tenemos ahí fuera.

descontrol-falleros

Una de las deliciosas estampas que se pueden disfrutar en “Diarios de una Mamarracha”

Y es que resulta fantástico a la par que escalofriante leer las búsquedas interneteras que han conducido a un blog a un gran rebaño de seres como usted y como yo, almas a la deriva que buscan a ciegas el hedonismo y el regocijo del espíritu sin saber muy bien de dónde sacar esas sensaciones. Lo cierto es que, si analizamos los cambios a los que ha dado lugar la nueva existencia 2.0, nos daremos cuenta de que el momento de mayor relax del ser humano ya no es, como solía serlo, el manso océano postcoital. Ahora el instante en el que nuestros músculos se abandonan, laxos, la baba cuelga y el dedo corre a refugiarse a la nariz junto a su amigo el moco o al calor de los testículos es cuando, a solas frente a un ordenador, buscamos la mayor barbaridad que nos pida nuestra curiosidad, que es la típica perra ansiosa que si se encuentra el saco del pienso abierto se lo come entero.

La curiosidad no puede estar más tocinillas

La curiosidad no puede estar más tocinillas

Sé cómo va la cosa porque soy de esas. Les cuento: Hace un mes que dejé de trabajar en la empresa que se tragaba mis días con piel y pepitas. Ansiosa por abandonar el lugar cuanto antes, me despedí de todo el mundo, cogí la clásica “caja de cosas” y partí.

1897853_10202958588479487_950974373_n

Misteriosas empresas que no se planifican bien y te despiden antes de que llegue el mes de tu frase del calendario corporativo. Mi frase la escribí pensando en que fuese leída con “Carros de Fuego” sonando de fondo.

En el autobús que me llevaba al centro, a mi casa, iba feliz, sintiendo eso que sienten los protagonistas de las películas indies americanas cuando dejan su trabajo y notan que una nueva etapa se abre ante ellos. Me dio un subidón Jerry Macguire de Dios es Cristo. Empezó a sonar “Digan lo que digan” de Raphael en la radio del bus, Alcobendas quedaba cada vez más lejos y en mi rostro se iba dibujando la sonrisa de diabólico placer del que sabe que va a llegar a casa y se va a echar una siesta de esas de las que te despiertas medio loco. Pero de pronto, mi corazón se detuvo.

 

la foto(5)

Todo mi historial de búsquedas había quedado ahí, a la vista de cualquiera que quisiese echar un ojo a la clase de demente con la que había estado trabajando durante años. MESES y MESES de búsquedas de mierda en las horas de improductividad. Se descubriría todo sobre mí. Por ejemplo, que estoy obsesionada con los hijos de los famosos hasta unos límites insospechados. No es algo de lo que hable a menudo, ni siquiera es algo en lo que piense habitualmente, pero un día, en una conversación, surgió el tema, y de pronto me vi recitando los nombres completos de todos los hijos de Angelina y Brad ante el estupor general. Ahí me di cuenta.

 

No me sé la tabla periódica de los elementos, pero puedo recitarte de memoria el nombre completo de todos los del clan Brangelina

Prueba 1. No me sé la tabla periódica de los elementos, pero puedo recitarte de memoria el nombre completo de todos los del clan Brangelina

las primeras fotos de zaacarias el hijo de elton john (1)

Prueba 2. ¿Alguien más recuerda incluso en sus momentos de mayor alcohol en sangre que el hijo de Elton John se llama Zacarías?

nwc2a310

Prueba 3. Jesusito, yo no estoy ni bautizada, pero ¿podrías hacerme un favor? Haz que se borren de mi mente los nombres de todos los miembros de esta secta vikinga y pon en su lugar algún tipo de conocimiento útil.

Además de eso, en ese ordenador habrían quedado registradas las huellas de mi hipocondría intermitente. Allí, en la barrita de búsquedas, debían estar agazapadas todas las enfermedades que creí tener (linfoma síntomas, envejecimiento prematuro síntomas, trastorno del déficit de atención en adultos, lombrices curación casera, dengue sin haber viajado a un país tropical… ). La soledad del ambiente de oficina propicia en ocasiones que las inquietudes de uno mismo salgan a flote, aún cuando sean absurdas y estén fundadas en supuestos poco probables (clínica abortos Madrid que abra los fines de semana). Porque es cuando uno se encuentra a solas frente al ordenador cuando se revela su verdadero ser y sale a la luz la basura de los escondrijos más recónditos de su alma. Y así lo podrán comprobar en esta nueva entrega de TÚ BUSCAS MIERDA Y YO TE LA DOY. Como he confesado mis búsquedas de chalada, me siento un poco menos mal sacando a la luz las de ese montón de desconocidos que teclean barbaridades con dedos sudorosos y se dan de bruces con mi blog. Vamos allá con ellos:

 

Dedos sudorosos.

Dedos sudorosos.

BÚSQUEDA 1: “que un hombre te eche su semen en los pechos y aparte los unte quiere decir que?

Cuando un hombre te echa su semen en los pechos y te los unta quiere decir que te echa su semen en los pechos y te los unta. Nada más y nada menos. Si lo que estás preguntando es si te va a pedir en matrimonio, la respuesta es no. Si crees que ese gratinado de tetas es la señal definitiva de que ha empezado a amarte, la respuesta es no. Es decir, no digo que no te ame o que no te vaya a pedir en matrimonio, sólo digo que el Dan Up pectoral que te ha hecho no indica nada más que un final relativamente feliz para él, y quizás también para ti, no lo sé. Pero en tu pregunta, querida muchacha, capto desconcierto y estupor. Quizás jamás habías oído hablar de esta práctica sexual. Quizás hayas pensado que la práctica que ha realizado ese hombre es un extraño ritual de fertilidad que se lleva a cabo en su familia o bien que quería lanzarte una indirecta acerca de la conveniencia de hidratarse el escote para evitar la sequedad y la flacidez de los pechos. No, querida amiga. Ese hombre te ha encalado la pechuga porque le pone burro hacerlo. Ahora bien, en tu pregunta no mencionas nada acerca de tu relación con ese hombre, y bien podría tratarse de un señor cualquiera que se paseaba por la calle y que, al verte tan formalita en la parada del autobús, corrió a chingarte toda la pechera. En ese caso, te sugiero que acudas a la policía para que atrapen al lefador misterioso.
Espero que quedes contenta con esta respuesta. SOPAPO nunca estuvo tan cerca de ser un consultorio sentimental femenino y yo jamás pensé que podría encontrar tantos sinónimos para la expresión “correrse en las tetas”.

la foto(3)
BÚSQUEDA 2: “como hacer un consolador para gatos”

Un amigo de la adolescencia tenía una gata que vivía unos celos perpetuos y, más por maldad adolescente que por una verdadera preocupación, la toqueteaba con un turulo de papel hecho con un folio enrollado. Recuerdo perfectamente ver “Pesadilla Antes de Navidad” con mi amigo mientras él masturbaba a su gata. Además, he buscado por ti en esa fuente de confianza y seriedad que es Yahoo Respuestas y he encontrado los siguientes comentarios, que quizás te ayuden a darle a tu gata el tratamiento que necesita:

alberto respondido hace 3 años
Un amigo tenía una gatita que se la vivía en celo… el la masturbaba con isopos de algodón. La gatita lo disfrutaba y se tranquilizaba. Preguntale a algún veterinario… suerte!”

“? respondido hace 3 años
Si le metes una cosa desas le vas a causar un trauma eterno. Yo tenia un gato macho que un dia le pusimos un tutú, nunca volvio a ser el mismo. Si le haces eso ni tú ni ella te lo perdonarán”

Ya ves que el tema dildo gatuno tiene defensores y detractores. La decisión queda en tus manos. Yo, por mi parte, te recomiendo lo siguiente:

la foto(2)

BÚSQUEDA 3: “meter en vodka nombre amado”

Ya estamos otra vez con temas de consultorio sentimental ñoñeras. La verdad, prefería a la de la lefa en las tetas.

Te comento, querida: Yo me crié en unas islas muy locas en las que, en los pueblos, es habitual echar un poco de menstruación en el cafelito del hombre amado para poder así robar su corazón. No sé si funciona porque mis padres tuvieron a bien enviarme a estudiar fuera antes de que el viento atlántico y las mareas me llevasen a hacer Bloody Marys de ese calibre. Veo que tú pasas del café y le das a las aguas rusas. En todo caso, este es mi consejo:

la foto(4)
BÚSQUEDA 4: sakira abierta enseñando el coño

No sé si sabes que Shakira no enseña nunca sus partes pudendas. De hecho, le negó a su hijito el honor de salir al mundo por ellas y planificó una cesárea antes de salir de cuentas sólo para mantener ese tipín de laxada con Activia. Así, en plan me saco al niño de cualquier manera para seguir estando buena cuanto antes. Aun así, esta vez hará una excepción y te enseñará el parrús. Pero como estoy segura de que en realidad, a pesar de esa búsqueda tan explícita, eres un niño de trece años que no has visto un coño en tu vida, he decidido agarrar la oportunidad pedagógica por los pelos e indicarte bien las diferentes partes chochales. Atento al clítoris. Un día me lo agradecerás.

la foto(2)

BÚSQUEDA 5: “soofilia socorro me rompió el culo mi pony”

Querido amiguito zooófilo:

Supongo que en estos momentos estarás desangrándote frente al teclado con los dientes apretados de dolor y una camiseta enrollada apretada contra el culo intentando parar la hemorragia y pensando cómo explicárselo a los médicos. No hay tiempo que perder. No busques más en internet. Llama a una ambulancia. Mientras la esperas, ve haciéndote a la idea de un rico escándalo público y un traslado de domicilio. Todos tenemos amigos médicos y sabemos que no sienten ningún tipo de interés real por la curación de enfermedades. Estudiaron esa carrera infernal sólo soñando con el día en el que apareciese el primer desgraciado con un desodorante Byly alojado en el recto y ellos pudiesen humillarlo y después pregonar la historia, haciendo las delicias de sus amigos y familiares. Yo adoro tener amigos médicos por eso. De resto, no me sirven para nada. Cualquier dolor, de intensidad leve o aguda, situado en cualquier parte del cuerpo, siempre será para ellos “sólo gases”. Así, pues, sólo puedo ofrecerte regalitos postoperatorios:

la foto(6)

 

Repasado este ramillete de búsquedas escalofriantes,  me despido deseando que se lancen a la macedonia del mal de Internet con la voluntad absolutamente marchita, obedeciendo a los más bajos impulsos de su instinto y, de esa forma, engorden mi resumen de búsquedas esquizofrénicas y me hagan feliz.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“TUS FALTAS DE ORTOGRAFÍA HACEN LLORAR AL NIÑO DIOS” se presenta en Barcelona

Queridos seres adorables:

Me complace anunciarles que el próximo SÁBADO 22 DE FEBRERO, a las 12:00, la pornoortografía tomará la ciudad de Barcelona. Sí, amigos: “TUS FALTAS DE ORTOGRAFÍA HACEN LLORAR AL NIÑO DIOS” se presenta en la Ciudad Condal.

poster_fatbottpm(2)

Cartel oficial del evento aprobado por el Vaticano

El acto inaugural tendrá lugar en la librería FATBOTTOM BOOKS, sita en la calle Lluna número 10. Son ustedes más que bienvenidos. Allí, además de poder tomar un refrigerio y llevarse un ejemplar con un dibujo ortosexual personalizado, podrán sacarse fotos en el photocall:

1796683_713441428686810_1796827123_n

Este photocall les está esperando con la fuerza y el deseo de una perra salchicha que se ha comido las pastillas del día después de su dueña.

MASTURBADOR PARA GATOS

Queridas personas maravillosas:

No lo he anunciado por aquí porque me parecía que las sucias labores de marketing podían empañar la PUREZA y ELEGANCIA de este blog TAN FINO, pero cierto es que puede que algunos de ustedes, excelsos lectores de SOPAPO, no se hayan enterado de mi reciente incursión en el mundo editorial de más baja estofa.

La cosa es que HE SACADO UN FANZINE (Yo gustaba de llamarlo LIBRO, pero comprendí que la palabra se le quedaba un poco grande a mi hijito de papel cuando un conocido me dijo directamente “OYE, ESTÁ MUY BIEN TU PANFLETO”). Ya sea libro, fanzine, panfleto o papel para hacer turulos, la cuestión es que “Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios”, que así se llama la criatura, ya va por su segunda edición. Este manual de pornoortografía recoge los dibujos posteados aquí, aquí y aquí, además de otras marranadas inéditas.

portada (2)

El PANFLETO

Y este sábado 15 de febrero, a las 13:00 horas, niño Dios lloroso mediante, celebraremos esta segunda tirada con un piscolabis en SANDWICH MIXTO  (Mercado de Antón Martín, Madrid). Están ustedes invitados. Podrán tomar un rico vermusito, paladear unas sabrosas patatuelas, sacarse una foto en el photocall pornoortográfico y, además, comprar el libro, que espero que les guste y les sirva. Y si no les gusta, siempre se pueden hacer otras cosas. Yo tenía un amigo que, angustiado ante el celo desesperante e incesante de su gata, construyó con las hojas de un mal libro un tubo masturbador precioso, y pasaba las tardes viendo películas mientras satisfacía a su Kitty. En última instancia, ese sería un final precioso para mi panfleto y me sentiría muy honrada con él.

Chocolate_Persian

Dame de eso, chato

POLTERGEIST VINTAGE (THE MARGIE BEACHAM PROJECT)

        -          Tira esas mallas, nena, que están dadas de sí.

-          Sí, hombre, para que dentro de dos días las vea en un escaparate de Velarde a 35 euros. Antes las corto en trozos y me las como.

¿Cuántas conversaciones de este calibre no se han dado en nuestras mentes de capitalismo rácano y acumulación?

Porque la cosa está así, chica: Tú tiras tus mallas mugrientas, harta de ponértelas, y cualquier chalada las recoge y las vuelve a amar, las hace suyas, su culo triunfa enfundado en ellas, echa un quiqui, conoce al amor de su vida… todo eso con unas mallas que a ti sólo te trajeron el gran disgustazo, un día que te vino la regla en clase de inglés, manchaste la silla y encima ese día venía Telemadrid a grabar un reportaje sobre adultos que se lanzan a aprender idiomas y tuviste que huir abochornada (por poner un ejemplo aleatorio e IMPERSONAL). Con esto del vintage, la vida de las cosas se prolonga eternamente, hasta un punto tal que la ropa es más valiosa cuando ya es una telilla mugrienta.

Así que en estas estamos: El mercado de lo vintage cada vez más en alza, las cosas con historia cada vez más valoradas y, consecuentemente, el hogar del jovenzuelo pseudoburgués cada vez más lleno de MIERDA de segunda mano y de basura de la calle y cualquier mierda recogida del suelo (tirando una servidora la primera piedra, una piedrita pómez recogida en una playa de Croacia allá por el 2009). Pero la cosa no puede ser tan fácil, no saldremos impunes de ese vertedero que tenemos por casa; ese remix de diferentes épocas con el que convivimos se revuelve como el demonio en el pecho de Regan.  Todas esas almas en pena tienen que estar revueltas, y, necesariamente, les dará una arcada cada vez que se rocen unas con otras.

Explicaré esto de la arcada echando un vistazo a mi alrededor: un sombrero alemán de los años 30 conviviendo con un plantel de accesorios de Pin y Pon pertenecientes a un hogar toledano de los 90. Combinación imposible, que debe repelerse por necesidad.

photo (1)

Der Herrenhut

photo (5)

El vertedero de Pin y Pon

 ¿Qué pensará ese aura espirituoide sombreril del Tercer Reich cuando mira directamente a los ojos al fantasma de la muchacha francesa que un día, años ha, entrenó duro con ese vestidito de tenis, enseñando cacha?

photo

El vestidín

Y, lo que es peor, ¿cómo se revolverán las auras de todos estos objetos al compartir cuarto con la promoción completa de Enfermería de la Universidad de Zaragoza del año 60 y algo?

photo (6)

Hola, amigos

Confieso que el mío se trata de un caso extremo de ajuar basura, pero seguro que también ustedes tienen objetos de parecido calibre en sus hogares. ¿No será contraproducente y peligrosa esa mixtura de reliquias de diferentes épocas y lugares ? Algo así como tomar NARANJAS CON LECHE (aunque luego mira los de Pascual Funciona, que mezclan la leche y la fruta a lo loco, después de tantos años de pensar que se cortaba en el estómago y te morías).

MEME MAR PASCUAL FUNCIONA

Está más malo que un dolor, pero cortarse no se corta.

Lo curioso es que, habiendo visto tantas películas tipo “se compra un collar antiguo mesopotámico, se lo lleva a casa, y de pronto un mal espíritu toma su cuerpo y blablablá”, no tengamos pavor de quedarnos solos en el hogar con toda esa basura de gente muerta, y que una secuela de “Stigmata” nos estalle delante de las narices, en nuestro pisito de Cuatro Caminos o Pitis. Yo, aunque miedosa empedernida, nunca había pensado en esto, y vivía feliz entre mis montañitas de preciosa basura, hasta que un día, este verano, rebuscando en el cajón de los saldos de una VINTAGERÍA (españolicemos el nombre de una santa vez), encontré una joya maravillosa: el trapo en cuestión era un mono corto azul de tela recia con un nombre bordado a mano en la pechera. Véanlo con sus propios ojos:

photo (8)

La verdad es que el mono me hace más culona aún y parezco una monitora de la Sección Femenina de la Falange, pero el bordado lo arregla todo.

photo (9)

El bordado del pecho

Yo estaba encantada con mi nuevo y misterioso trapejo. Nada más llegar a casa me lo puse, encantada, e hice posturitas y selfies varios delante del espejo. Acababa de mudarme, estaba de vacaciones y sola en casa, así que decidí echarme una siesta maravillosa, de las de despertar medio borracha, sorbiendo baba. Qué equivocada estaba con esa siesta. Más o menos en el clímax de la siesta, es decir, en el momento en el que el hilo de baba iba a empezar a expandirse por la almohada para formar circulillo , sentí claramente cómo una señora entraba en mi habitación, muy alterada, como viniendo directa a arremeter contra mí. Abrí los ojos aterrada. Por supuesto, allí no había nadie y todo había sido producto del sueño profundo y los calores. Pero la semilla de la inquietud ya se había plantado en mi mente, que siempre está bien abonada con caca de caballo para este tipo de miedos absurdos.

Manure_(lorentey)

Mi mente

No soy yo de vivencias paranormales y fantasmagóricas. Para explicarme bien, diré que para mí  lo paranormal es como la heroína: Creo en ello, me parece que tiene que ser un subidón y una experiencia religiosa, pero me abstengo porque me cago la pata abajo. Así que me desperté, intenté sacudirme el terror y limpiarme la baba, me cambié de ropa y me fui de jarana. Pero como en mí habita una niña eternamente asustada por los espectros, antes de irme cogí el mono azul y lo colgué en la terraza, en un intento de limpieza espiritual. Cuál fue mi sustazo cuando, a la vuelta de la jarana, entrando en mi calle, beoda y confusa, tropecé con algo que se enredó en mis pies, y el obstáculo resultó ser el puto mono azul, esperándome, tiradito en la acera. Del susto se me bajaron los alcoholes en sangre. Me subí el mono a casa. ¿Qué otra cosa podía hacer? Me daba miedo tirarlo a la basura y que saliese propulsado y se me enredase en la cabeza hasta provocarme la muerte por asfixia. Conseguí dominar mi terror y dormirme cantándome a mí misma villancicos en euskera entre temblores, que es algo que siempre funciona porque, si los cantas con subidones y bajones de volumen, suenan a contraconjuro salvador. Al día siguiente tenía fiebre, la garganta color lacón a la brasa y el pecho lleno de manchas rojas. Me sentía totalmente maldita, tomada por la mala hostia del espíritu que fuera dueño del mono azul. Pasé unos días muy malos, aterrorizada, buscando cada noche alguien que viniera a quedarse conmigo, y poniéndome pañitos helados en la frente, cagándome en los peligros desconocidos del vintagismo.

1157530_10201150959589308_1573863467_n

Con esta fiebre y 40 grados a la sombra, la Margie Beacham del mono azul se le aparece a cualquiera

 

Nada más curarme, decidí practicar un exorcismo de choque. Me puse el mono azul y me fui a una fiesta. Entre toses residuales y últimas tomas de antibiótico, esa noche me desquité de los días de encierro y sudor al estilo del más absurdo Flashdance: gané un concurso de baile.

Flashdance_114Pyxurz

Sin ser yo nada de eso

Hecho esto, decidí que el demonio vintách estaba fuera de mi cuerpo, que había vencido la barrera del mal y podía volver a vivir tranquila. No obstante, mi alma nunca está tranquila cuando los caminos del Señor son escrutables y llanos, así que me entregué a una tarea absurda e imposible: Encontrar a Margie Beacham, la dueña de aquel mono azul.

Escribí una carta tipo en mi rudimentario B2, una carta que decía tal que así:

Imagen1

Básicamente, me hice la nena romántica y dulce, dándomelas de artistoide simpática, y se la envié a todas las Margie Beacham y Margaret Beacham que encontré por Facebook, Linkedin y aledaños:

1461272_708550472498120_1138022448_n

La Margie que vive una segunda luna de miel en el Algarve sin niños que empastillar de por medio, y se carcajea con su marido al saberse los dos viejales buenorros y saludables

Margie 1

La Margie orgullosa de sus cachorros

margaret aventurera

La Margie aventurera y alada

La Margie Beacham pintora. Esta fue bastante jodida, porque en un principio me dijo que el mono podía ser suyo, y yo, ansiosa por ser simpática, fingí que me gustaban sus terribles cuadros del mar de Nantuckett.

La Margie Beacham pintora. Esta fue bastante jodida, porque en un principio me dijo que el mono podía ser suyo, y yo, ansiosa por ser simpática, fingí que me gustaban sus terribles cuadros del mar de Nantuckett.

margaret negra

La Margie amante del trasnochar y el colirio de dilatar pupilas

397117_347163838629074_577723106_n

La Margie aficionada a las crías de mono coloradas

Y quedé esperando, en mi hogar desexorcizado. Esperé meses y meses. Cada cierto tiempo, recibía un “Sorry, but this is not me”. Algunas, como la Margie aventurera, respondieron cosas bellísimas, alentándome a continuar la búsqueda.

margaret aventurera

La Margie aventurera y alada siempre fue mi favorita

Ya había abandonado las esperanzas y cambiado el mono azul por calzoncillos largos, peto de pana y polainas, cuando, hace una semana, la verdadera Margie Beacham respondió a mi correo. Lágrimas de emoción y espera se encontraron con un muro de antipatía y sequedad. Margie Beacham, que no era ninguna de las anteriormente mostradas en las fotos,  en un correo de dos líneas heladas, me decía que sí, que ella era la antigua dueña del mono. Punto. Nada más. Ni un triste “thanks”, ni un mustio “hi”.

manson24n-1-web

Hasta la familia Manson dice “hola” y “gracias” antes de abrirte en canal

A los dos días, un nuevo mail. “I want my jump suit”. Nada de “¿Podrías enviarme mi mono azul? La verdad es que me haría una ilusión tremenda recuperarlo”. Nada de “Oh Dios mío, qué recuerdos, qué emoción”. Nada de eso. Sólo un “Quiero mi mono” y una dirección. La Margie era una maleducada y estaba para pocas bromasComprendo las ansias del ser humano por recuperar sus zarrios antiguos, pero en el requerimiento de la Beacham no había ni una chispita de la nostalgia risueña que yo esperaba. Sus correos parecían gritar: “Zorra, devuélveme lo mío. Me la suda el mono, me da igual tenerlo o no. Lo que no quiero es que lo tengas tú”.Ni que decir tiene que quedé triste y alicaída, sin saber qué hacer ni qué enseñanza sacar de todo esta mierda. No quería entregar el mono. Era mío, yo lo había encontrado. Yo había ganado un concurso de baile con él puesto. Si lo tenía que entregar, por lo menos necesitaba una historia maravillosa a cambio. 

11084697405_b48ac2d216_o

Y mientras tanto estos apañados venga a sacar y a sacar historias truculentas y llenas de encanto y merchandising hasta debajo de las piedras. ¿Por qué tenía mi historia que empezar y terminar así de rápido y mal?

Seguí de bajón hasta que la moraleja vino a mí con toda la fuerza. Mi amiga Sara V.F, una eminente científica, vio por la calle la siguiente estampa y la fotografió:

1613903_454848084637977_14144131_n

 

 En el escaparate de una vintagería, este lindo minino comía con ansia y desagrado su propio vómito aún calentico. Mi mente se iluminó un poco y comprendí el mal que asolaba el cerebro de la Margie Beacham, así como de la mitad de esos pobres zombies de la basura propia y ajena que estamos hechos. Nos da igual que nuestros zarrios estén raídos y sucios. Somos capaces de tirarlos a la basura, pero, si alguien se interesa por ellos, corremos raudos a recuperarlos. Somos capaces de gritarle desde la ventana al que rebusca en la basura: ¡Eh, tú, que esa mierda es mía! Queremos nuestras cosas viejas y las de los demás. Margie Beacham no es más que una gata británica gorda y vieja que, en su pueblo de Lancashire, quiere que le envíe su mono azul para comérselo, vomitarlo y volvérselo a comer. Y no es diferente del resto de nosotros, que lo único que queremos es regurgitar nuestras cosas ya usadas y comérnoslas de nuevo en un ciclo sin fin. 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,
SINSUEÑO

TODAVÍA RECUERDO CUANDO PODÍA DORMIR

Porque usted se lo merece

marujeo postmoderno

La maruja común cotillea en la pelu; la postmoderna tiene un blog.

La medicina de Tongoy

Porque usted se lo merece

Inestable

Tensiones en el arte contemporáneo

Porque usted se lo merece

BU2ON

Porque usted se lo merece

Quemad Madrid o llevadme a la López Ibor

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Ana Galvañ

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

loly planet

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

JAVI CAMINO

Porque usted se lo merece

Imitación A La Vida

Porque usted se lo merece

Porque usted se lo merece

El Almohadón de Plumas

La crítica de fantasía y ciencia ficción, desde el respeto y el cariño.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 381 seguidores